La información aquí expuesta puede ser utilizada y reproducida siempre y cuando se especifique la fuente.

FORMAHOSTEL

LA SEU CATERING Y HOSTELERÍA

jueves, 26 de enero de 2012

La comanda Sudoku

Autor: Georgia Arnaus
Editora
Fuente: GestionRestaurantes.com
Fecha: 26-01-2012

Y llega el camarero y toma la comanda, normal. Se pierde en un abrir y cerrar de ojos, ¿normal? Somos muchos en la mesa; once para ser exactos y lo que le pedimos no cuadra. Cavilando en voz alta como si estuviera resolviendo un Sudoku, no parece divertirse jugando, pues ni siquiera nosotros entendemos nuestra propia comanda, debe ser un Sudoku de nivel. Al final el pobre hombre logra entenderse a sí mismo, y los clientes respiramos más o menos tranquilos. Quizás una leve sospecha de la rifa de platos que está a punto de empezar... Pero contentaos con el hecho, de que el camarero haya sudado el pedido y resuelto su particular Sudoku de nivel profesional, al que los menos habituados al juego no lograríamos resolver ni en un lustro.

Y llega el momento de servir los platos, todos tenemos nuestro boleto bien agarrado, esperando que el reparto no se convierta en una tómbola de feria, donde lo mejor que te puede tocar es la muñeca Chochona o la muñeca Repollo. Se empieza a escuchar los nombres de los platos y los comensales ganadores van alzando la voz reclamando lo que es suyo. Los demás aguardamos que en la próxima rifa haya más suerte. Una nueva oportunidad para ganar unas verduras a la brasa, una ensalada o unas alcachofas. Allí llegan; a lo lejos, los clientes que aún participamos en el juego, hambrientos y esperanzados, estiramos el cuello tal jirafa intentando avistar nuestro plato. La suerte nos acompaña esta vez, y cada cual recibe su primero. ¡Hemos ganado los once! Más relajados, con el estomago lleno, llega el turno de los segundos; confiando en el suerte que hemos tenido, nadie puede perder. Sin embargo y contra pronóstico, aquellos que habían pedido el entrecot poco hecho y al punto, reciben los platos intercambiados, y se dan cuenta demasiado tarde. Pero no hay quejas, pudo haber sido peor. Imagínense, se podrían haber confundido los primeros con los segundos, podrían haber traído platos que no se habían pedido, podrían haber olvidado alguno, incluso cambiar las comandas y traernos los platos de otra mesa.

Así que contentos y felices no había nada que decir. Pues presenciamos la increíble habilidad de un camarero capaz de resolver un sudoku imposible. Un privilegio ser testigo del posterior canto y el buen reparto de los platos. Asombroso fue el momento, en que nuestra comida se convirtió en una tómbola de feria; pues nadie, repito, nadie esperaba ganar su muñeca “Chochona”, sin embargo los boletos estuvieron más o menos bien repartidos y casi todos nos la llevábamos a casa. Una gran experiencia que hizo olvidar el pequeño detalle, de que la dichosa muñeca no gusta a nadie.

miércoles, 11 de enero de 2012

Tu evento en casa: cómo ser un buen anfitrión


Fuente: http://www.redprotocolo.com/

El mismo día de nuestro evento en casa, estas serán las cosas que debemos hacer:

- Poner la mesa de manera adecuada.

- Recibiremos a nuestros invitados en la puerta y les saludaremos.

- En la entrada les pediremos sus chaquetas para guardarlos en el lugar que hayamos dispuesto para tal fin. En caso de tener servicio, serán quienes llevarán las chaquetas al guardarropa.

- Invitaremos a nuestros invitados a un pequeño aperitivo que habremos preparado como tentempié mientras llegan todos los invitados.

- Si es uno o pocos invitados, lo más formal es enseñarles la casa. En caso de ser varios invitados no es tan recomendable. Tan sólo dar pequeñas indicaciones de como moverse por los sitios que puedan necesitar.

- Les presentaremos al resto de la familia (si estuviesen) y si son varios invitados los presentaremos entre sí . En cuanto a las celebraciones con muchos invitados en los que no es posible para la misma persona recibir personalmente a todos los invitados, serán varios los encargados de actuar como anfitrión, pudiendo delegar a los miembros de tu misma familia. Ésto en protocolo se conoce como el equipo del anfitrión.

- Tras un tiempo prudencial de unos 15 minutos esperaremos a nuestros invitados y trataremos de contactar con los posibles retrasados. Si el retraso es muy evidente, no haremos esperar al resto de invitados y pasaremos a la mesa a comenzar el almuerzo o cena.

- Indicaremos a nuestros invitados el lugar que deben ocupar. Si son varios comensales, puede indicar los asientos con una tarjetita. El anfitrión ocupará el lugar frente a la puerta de la habitación en la que nos encontremos.

- Una vez presentados los platos, los anfitriones tratarán de crear una conversación agradable para todos e ir integrando a todos en la conversación para que puedan conocerse. Es de mal gusto hablar sobre lo complicado que resultan las recetas preparadas y lo atareado que ha resultado preparar esa reunión.

- Los anfitriones propiciarán un ambiente agradable e incluso serán capaces de salvar situaciones comprometidas como el enfrentamiento entre dos invitados. En estos casos la naturalidad y el saber estar son grandes aliados para mantener la templanza.

- Tras la degustación de todos los platos, es el único momento adecuado en que se puede fumar. Si como anfitriones tenemos previsto la permisibilidad con el tabaco, invitaremos a nuestros invitados a que si lo desean pueden fumar.

- Invitaremos a nuestros comensales a tomar una copa, en caso de una casa grande, aconsejable en otro salón. Si las dimensiones de la vivienda no lo permiten estaría bien en el sofá.

- Durante un tiempo adecuado conversaremos con los invitados a modo sobremesa, en un ambiente lo más relajado posible. Debe ser un tiempo razonable, ni mucho ni poco. Si tiende a alargarse haremos saber amablemente que por nuestra parte la velada esta llegando a su fin.

- Acompañaremos y devolveremos las chaquetas a los invitados, tendrá lugar la despedida a cada uno de ellos, agradeciéndoles su presencia en casa.

Conclusión:

Con todo lo ya expuesto anteriormente, parece claro que un anfitrión ha de tener gran habilidad en las relaciones sociales y comunicativas, por lo que no es raro encontrar en el mundo del protocolo un paralelismo constante entre el buen anfitrión con un buen profesional de las relaciones públicas.

domingo, 1 de enero de 2012

El servicio como factor de éxito de una empresa de restauración

HOTEL LAS ARENAS. VALENCIA

Autor: Albert Blasco Peris
Profesor Universitario de Turismo
Fecha: 25-10-2007
Fuente: GestionRestaurantes.com

Resumen: La importancia que tiene el servicio en la restauración, no es un asunto sobrevalorado. El servicio puede ser una de las armas más importantes con las que cuenta nuestra empresa, debemos cuidar con delicadeza el factor humano y cómo éste influye en que un nuevo cliente se convierta en un cliente fiel.