La información aquí expuesta puede ser utilizada y reproducida siempre y cuando se especifique la fuente.

FORMAHOSTEL

LA SEU CATERING Y HOSTELERÍA

domingo, 28 de diciembre de 2014

Disposición de las mesas en el banquete de bodas

Fuente: http://matrimonioeuntoccodiclasse.blogspot.com.es/


Según el horario en el cual se lleva a cabo la ceremonia los novios pueden escoger un tipo de recibimiento formal, como el almuerzo o la cena, o informal como el buffet o el cóctel. En general, sin embargo, la primera opción es la más utilizada.

lunes, 8 de diciembre de 2014

Organiza tu boda. Cómo distribuir las mesas en el banquete?

Fuente: terra.es
Para que todos nuestros invitados se encuentren cómodos y a gusto en la sala del banquete, tendremos que pararnos a pensar cómo distribuir las mesas y cómo situar a todos en las mismas.
En realidad, la distribución de los invitados en las mesas, de 8 a 10 comensales cada una, es una de las labores más complicadas.
¿Qué criterio debemos seguir?, ¿dónde los colocaremos? …¡Qué difícil resulta que todo el mundo esté contento! 
Vamos a intentar dar algunas pistas para que esta labor os resulte más fácil, aunque ya os advierto que no hay soluciones mágicas y que tendréis que tomar algunas decisiones drásticas. En último término, seguid el dictado de vuestro corazón, ¡es la mejor manera de acertar!

lunes, 10 de noviembre de 2014

Cómo elegir el catering para una boda de lujo


Fuente: http://fiesta.uncomo.com


Sin duda tu matrimonio es una celebración muy especial, por eso deseas que sea perfecto cuidando cada detalle para tener una boda lujosa y maravillosa. Escoger el salón de fiesta ideal no es el único paso a seguir, además deberás pensar en la comida que servirás, sin duda uno de los aspectos más importantes para que tu fiesta sea perfecta como lo imaginas. Pero ¿por dónde comenzar?, aquí te damos algunas claves para que descubras cómo elegir el catering para una boda de lujo.


viernes, 10 de octubre de 2014

Cosas que nunca debes hacer en un restaurante

  • Autor: Mikel López Iturriaga
  • Fuente: Diario El País -elpais.es-
  • A todos nos gusta salir a comer o cenar, y a todos nos disgustan las experiencias negativas cuando vamos a un restaurante. Sin embargo, a veces los propios comensales somos en alguna medida responsables del desastre, al no seguir unas mínimas normas básicas que nos ahorrarían frustraciones a nosotros y a nuestros compañeros de banquete. Hace ya meses, el bloguero estadounidense Adam Roberts reunió sus "10 cosas que estás haciendo mal en los restaurantes" en un artículo para el Huffington Post, y desde entonces he querido escribir mis recomendaciones. Éstas son las nueve cosas que yo nunca haría.

  • Comerte lo que te echen
Si algún plato tiene una falta grave, debemos tragarnos las vergüenzas y devolverlo a la cocina explicándole por qué al camarero con mucha educación. En el fondo, le estamos haciendo un favor al restaurante, que así podrá corregir el error, mejorar y a la larga ganar más dinero. Desde luego que la reclamación ha de estar acorde con el establecimiento: no se puede exigir igual en una casa de menú a 9 euros que en un restaurante gastronómico de a más de 100. Pero es precisamente en los sitios finos donde nos reprimimos más a la hora de quejarnos quizá por el miedo a pasar por ignorantes, cuando debería ser justo lo contrario.

Pedir la carne muy hecha

El cocinero neoyorquino Anthony Bourdain lo cuenta en sus 'Confesiones de un chef': los restaurantes destinan los peores trozos de carne a los clientes que la piden muy hecha. Es mucho más fácil de camuflar una mala pieza si se sirve requetepasada, mientras que en las carnes al punto o sangrantes el engaño es más complicado.

Ignorar las temporadas

Todos lo hemos hecho alguna vez, pero no existe vía más directa al fracaso que elegir un plato con ingredientes (sobre todo verduras y frutas) que no estén en temporada. ¿Ensalada de tomate en invierno? Tomarás poliespán teñido de rojo. ¿Alcachofas con jamón en verano? Serán de bote y habrán fallecido víctimas del ácido cítrico. ¿Fresas en otoño? De la Conchimbamba y a precio de oro. Si se desconoce el calendario, lo mejor es preguntar si el ingrediente principal del plato es fresco y local, o guiarse por un principio básico que casi siempre se cumple en las verduras: hojas, otoño-invierno; frutos, primavera-verano.

Ser tiquismiquis con los ingredientes

Cuando te pones plasta con los ingredientes de los platos -”¿puede ser sin aguacate, sin cebolla y sin comino, que no me gustan?”- no sólo estás irritando a los demás comensales al alargar las peticiones con tus dudas. Si el cocinero accede a quitarlos, es más que posible que destruyas el equilibrio que él buscaba al preparar la receta. Cuando no te gusta algo de lo que lleva un plato, mejor pedir otra cosa. Y si no te gustan muchas cosas, quédate en tu casa, pide cuentas a tus padres por no haberte enseñado a comer como Dios manda o espabila de una vez, que ya no tienes 10 años.

Ir a fumar o al baño cuando no toca

Las saliditas a fumar o al baño deben hacerse siempre en momentos en los que no interrumpan el ritmo de la comanda o del servicio. Si vas antes de empezar a comer, hazlo después de haber pedido para que no se retrase el proceso por tu culpa. Durante la comida es de pésima educación largarte a echar un cigarro y obligar al resto de la mesa a esperar tu vuelta para el segundo o el postre. No es una cuestión de intolerancia, sino de respeto al prójimo.

Confundir al camarero con un amigo (o con un enemigo)

Gracias a sus indicaciones, consejos y amabilidad, los buenos camareros logran que la experiencia de comer fuera sea mucho más placentera. Lamentablemente, son una especie profesional en peligro de extinción, puesto que muchos hosteleros piensan que no se necesita ningún tipo de talento o cualificación para desempeñar dicha tarea. En este contexto, conviene mantener una relación cordial con los que te están sirviendo -mostrarse maleducado acaba jugando en tu contra-, pero sin ceder a la presión de sus recomendaciones -pueden ir encaminadas a endilgarte cosas que deben salir de la cocina o a clavarte en la cuenta. Ten en cuenta lo que digan... pero pide lo que te apetezca.

Pedir pescado un lunes

En los tiempos en los que la mayoría de la gente compraba en los mercados, esto no hacía falta ni explicarlo. Pero con la implantación de los súper y su obsesión por darlo todo todos los días, se nos ha olvidado que los lunes no hay pescado fresco. Consecuencia: si ese día de la semana comes algo en un restaurante que haya salido del mar, será congelado o de hace días.

Usar el móvil

Poco tengo que añadir a lo dicho por la escritora Elvira Lindo en un artículo reciente. Estar con el móvil adelante y atrás durante una comida no sólo es de mala educación, sino también una soberana horterada. Además de llenar el buche, cuando comemos estamos disfrutando de un placer y comunicándonos con nuestros compañeros de mesa. Y las llamadas, los mensajitos, los whatsapp y los tweets interrumpen ambas cosas. Al 99,9% de tus comunicaciones no les pasa absolutamente nada por esperar hora y media, así que silencia tu iPhone y deja de molestar.

No mirar la cuenta

Algunas personas consideran una vulgaridad comprobar que la cuenta está bien; otras pasan por simple descuido. Todas ellas se arriesgan a pagar platos o bebidas que no han consumido. Los restaurantes no tratan de metértela doblada -bueno, unos pocos sí-, pero un camarero demasiado ajetreado puede cometer errores en el recuento. No se trata de ponerte a sumar como si fueras un contable o un descendiente de Mr. Scrooge: basta con asegurarte rápidamente de que la lista es correcta.

lunes, 14 de julio de 2014

La tortilla…¿con cucharilla?

Fuente: http://protocoloalavista.wordpress.com/
Posted by Marita in HosteleríaProtocolo social
Hoy hemos tenido una comida de trabajo. Como casi todas las veces que nos sentamos a la mesa surge la eterna tontería protocolo-alimentaria que sufrimos los que nos dedicamos a este trabajo. ¡Cualquiera se sienta con vosotros a comer! Y como casi todas las veces que nos hacen algún comentario de este estilo, ponemos cara de “yonosoyesaquetuteimaginas”, y salimos por peteneras silbando hacia arriba.
La de hoy no iba a ser una excepción. En cuanto llegaron los entrantes para compartir surgió la pregunta: ¿Y la tortilla cómo se come? (Eso si, pasando directamente a la práctica -o a la mala práctica- de lanzarse cuchillo en mano a atacar tan rico manjar).
Así que hoy, lo tenemos “a huevo”: este es un breve resumen de cómo se comen algunos elementos.  ¡Esperemos que sea útil!

miércoles, 2 de julio de 2014

El marcaje de las diferentes ofertas gastronómicas


Fuente: GestionRestaurantes.com
Autor: Roser Vives Serra 
Profesora Hostelería y Turismo
Jefe de Sala
INS Escola d’Hoteleria i Turisme de Barcelona

Fecha:17-06-2011

Resumen: Las diferentes ofertas gastronómicas no presentan solamente unas determinadas características de servicio, sino que también se diferencian por el tipo de cubertería utilizado en su marcaje. Marcar la mesa es un término que se utiliza en el servicio de comedor para indicar la colocación en la mesa de los cubiertos adecuados a cada oferta gastronómica.
              El vocablo marcar la mesa en restauración se utiliza para indicar la colocación de los cubiertos adecuados a cada oferta gastronómica en la mesa. Señalar que en este artículo se realiza un estudio detallado del marcaje de los distintos tipos de ofertas, pero es preciso tener presente que en algunos de establecimientos de restauración no se dispone de aquellos cubiertos especiales que son utilizados en el marcaje de algunos platos. Para realizar el marcaje de los distintos platos pueden seguirse las siguientes pautas:
  • Conocer el plato
    • Características
    • Qué tipo de servicio se utilizará
    • En que fuentes o platos se servirá
  • Marcaje correcto o “ideal” del plato.
  • Si el establecimiento no dispone de los cubiertos “ideales” de marcaje, cuáles son los cubiertos de que se dispone.
  • Utilizar la lógica en la colocación de los cubiertos.

sábado, 24 de mayo de 2014

Maridajes y gustos personales. (Pregunta a una experta)

Fuente: Evento y Gestión



















Hay que fastidiarse. Fui de cena el otro día con amigos a un restaurante se supone que elegante, y me pusieron verde por elegir vino blanco con el entrecot. ¿tan grave es? es que no me gusta el tinto, recarámbanos!!!!! Y no voy a hablar de la cara que puso el maitre!!!


Es verdad que muchas veces nos sentimos cohibidos y no somos capaces de reivindicar nuestro derecho a elegir en función de nuestro gusto personal y tenemos miedo de que, transgrediendo las normas mayoritarias parezcamos incultos o poco elegantes.





Cómo defender un buen maridaje de vinos


Fuente: ESquire
Ser el anfitrión de una reunión que requiere bebida y una amplia variedad de manjares sobre la mesa es una misión de alta responsabilidad. Lo bueno es que, si sigues leyendo, puedes acertar.
No se necesita ser un todoterreno en la cocina para dar con la receta adecuada; basta con conocer la esencia de los vinos y tener alguna que otra ideade los alimentos que mejor combinan con cada botella, teniendo en cuenta el tipo de vino que es (dulce, amargo, ácido) y el contenido de alcohol.

El maridaje



Fuente: Wikipedia
El maridaje entre el vino y la comida es el proceso de casar metafóricamente a un alimento con un vino con la intención de realzar el placer de comerlos.
En muchas culturas el vino ha sido considerado un alimento básico en la mesa, y de alguna manera tanto la producción como las tradiciones culinarias de una región han evolucionado conjuntamente a lo largo de los años. Más que seguir una serie de normas, las tradiciones culinarias lugareñas simplemente se combinaban con los vinos de la zona. Así, el arte de combinar los alimentos es un fenómeno relativamente nuevo y moderno que mueve a la industria editorial y a los medios de comunicación mediante publicaciones sobre el maridaje del vino y la comida.
En el ámbito de la restauración, el sumiller normalmente es el encargado de recomendar las combinaciones de comida y vino a los comensales. El concepto principal tras el maridaje reside en que ciertos elementos que se encuentran en los alimentos y en el vino, como la textura y el sabor, reaccionan de manera diferente al mezclarse; y encontrar la combinación adecuada de éstos hará del comer una experiencia más placentera para el paladar. La máxima del maridaje es crear sensaciones nuevas, tanto en la degustación del vino como de la comida con la que lo acompañamos.
La palabra maridaje es polémica en sí, ya que muchos ven con cierto recelo, la similitud entre el matrimonio y esta palabra. Otros expertos, críticos y aficionados prefieren los términos "armonía" o "acorde".
Reglas generales
Los vinos suelen ser el complemento perfecto de la comida; y cada plato debe ir acompañado por una clase de vino en particular. Las reglas generales de combinación son las siguientes:
·         Los vinos generosos acompañan bien un aperitivo.
·         Los vinos tintos ligeros (jóvenes) acompañan muy bien al cordero asado, a la carne de ternera, a la de ave, las pastas, las verduras, la paella, los embutidos, los huevos fritos, el jamón y las sopas con base de carne.
·         Los vinos tintos de cuerpo (crianza, reserva, gran reserva) van muy bien con los guisos y los estofados, el buey, los platos a base de caza, las legumbres, y los quesos fuertes y fermentados.
·         Los vinos blancos secos ligeros son complemento perfecto de las ostras, la langosta a la plancha, los langostinos, las gambas, los cangrejos de río y los mariscos en general.
·         Los vinos blancos secos son los acompañantes ideales de los calamares, los pescados cocidos en general, los fritos o asados, el centollo, la langosta cocida con mayonesa, el jamón, las chuletas de cordero, los caracoles, las sopas con base de pescado y los huevos.
·         Los vinos dulces son excelentes para acompañar los postres con chocolate, los hojaldres y los bizcochos (el foie-gras puede acompañarse por un vino blanco dulce tipo "sauternes").

·         Los cavas pueden utilizarse a lo largo de toda la comida con independencia del plato, debiendo ser preferentemente muy seco (tipo "brut").

lunes, 21 de abril de 2014

La lealtad del consumidor en la empresa de restauración


Autor: Lluís Codó 
Socio Director HORECASOLUTIONS
Fecha: 24-11-2011
Fuente: GestionRestaurantes.com
Resumen: Durante años la relación entre las empresas de restauración y sus clientes se han centralizado en aspectos operacionales tales como la resolución de quejas o los niveles de satisfacción del cliente. Pero actualmente dicha relación ha cambiado, y actualmente el enfoque ha evolucionado, pasando del enfoque operacional al emocional. Y ello ha afectado sobre manera al concepto de lealtad, el cual analizaremos en detalle en este artículo.Con el patrocinio de:

Cómo servir a los invitados. (Pregunta a una experta)

Fuente: www.eventoygestion.net


Hola, he visto los artículos referidos a elegir un menú y el orden en que deben servirse los alimentos, y me gustaría saber el orden de servicio a las personas que están sentadas a la mesa, y quién y cómo se ha de servir. Gracias.

El orden en que debe servirse la comida a las personas sentadas a la mesa, varía ligeramente en función de si la comida es en casa, servida por los anfitriones o el servicio si lo hay; si es en un restaurante servido por camareros o si se trata de un banquete oficial o de boda.

COMIDA EN CASA SERVIDA POR LOS ANFITRIONES:

Dependiendo de la formalidad de la ocasión, lo más normal es que los anfitriones (uno u otro) comiencen a servir empezando por la persona de más edad (o mujer) más relevante que estará seguramente a su derecha. Irá recogiendo los platos que le ofrecen los invitados y sirviéndoles hasta acabar con el hombre más joven. Los últimos en servirse son los anfitriones.
EN UN RESTAURANTE SERVIDO POR CAMAREROS:

Lo normal es que el camarero comience a servir primero a las señoras (la de más edad antes) y continúe hasta terminar con el hombre más joven.

EN UN BANQUETE:

En una boda, se sirve primero a los novios y a la mesa presidencial. El resto de mesas se sirven comenzando por la "señora 1", después el "caballero 1" siempre de derecha a izquierda.

Si el banquete es oficial, los invitados estarán sentados de acuerdo al RD 2099/93 sobre precedencias, y se les servirá en ese orden.

En resumen, las reglas generales del servicio son primero a la esposa del invitado del honor y después al resto de señoras por la derecha, terminando con la anfitriona. En cuanto a los hombres, primero al invitado de honor y a continuación al resto por la derecha, terminando con el anfitrión.

Las señoras antes que caballeros y el invitado antes que el anfitrión, salvo altas personalidades o bodas como ya he dicho.

sábado, 15 de febrero de 2014

El catering de empresa. (Pregunta a una experta)

Fuente: www.eventoygestion.net

Trabajo en una empresa comercial en la que frecuentemente ofrecemos catering a visitas de delegaciones, tanto españolas como extranjeras. Tenemos sucursales por varias ciudades de España, y viajo continuamente acompañando a estas visitas. Los catering que se ofrecen son contratados por cada sucursal, y he visto mucha variedad y diferencias, tanto en positivo como en negativo, en ellos. Me gustaría, para uniformidad de la empresa, dar unas instrucciones o normas sobre cómo deben ser esos catering. No tengo problemas con la tipología de los alimentos, ni con el tema de bebidas y presupuesto, pero me surgen muchas dudas sobre qué características deben exigirse a las empresas en cuanto a los camareros (algunos servicios fueron un horror) y sobre los lugares y espacios físicos donde se dan estos catering. Muchas gracias por su ayuda.

Hola. Me parece una idea excelente el establecer unas normas que unifiquen el comportamiento de su empresa en este tipo de eventos, que debería extenderse a todas las actuaciones que realice, tanto comerciales como de gestión.

Le aconsejaría en primer lugar, que consensúe estas normas con el departamento que en su empresa se responsabilice de las actuaciones externas, con el fin de que guarden sintonía con la imagen corporativa general, tanto en el modo como en la forma, respetando y potenciando al máximo la identidad empresarial.

En realidad, este tipo de actuaciones deben recogerse en el Manual de Estilo de la corporación, cuya creación le animo a promover si no lo tienen ya.

Debe contemplar en esas normas la obligatoriedad de dar relevancia a la imagen corporativa de su empresa, según corresponda a la ocasión, mediante los símbolos de la misma. Del mismo modo, si se dan regalos corporativos, en qué circunstancia, de qué manera, a quién y de qué categoría, y cómo se presentan y entregan.

Entrando en el tema que me consulta, le hago unas consideraciones generales que es conveniente conocer para a continuación, entender y elegir con mayor criterio las normas que quiera usted dictar.


viernes, 10 de enero de 2014

El fin de las aceiteras rellenables

Fuente: GestionRestaurantes
Fecha: 09-01-2014
Resumen: El Consejo de Ministros aprobó a final de año el real decreto por el que tendrán que usarse en hostelería y restauración aceiteras que no se puedan rellenar y que regulará el etiquetaje obligatorio de los envases de aceite en este mismo ámbito. Los aceites que se pongan a disposición del consumidor en hostelería deberán presentarse en envases etiquetados, estar provistos de un sistema de apertura que pierda su integridad tras su primera utilización y disponer de una protección que impida su rellenado una vez agotado su contenido original.